Los pacientes con un trastorno mental deben consultar a su medico la conveniencia

Las personas con un diagnóstico de trastorno mental deben consultar a su médico las posibles consecuencias de ponerse al volante dependiendo del estado de su enfermedad y de la medicación que tome. Teniendo en cuenta que estos fármacos actúan sobre el sistema nervioso central.

El pictograma que alerta de sus efectos sobre la conducción.

C:\Users\camen\Desktop\pictograma-medicamentos-y-conduccic3b3n-300x168.png

C:\Users\camen\Desktop\autoescuela\12376393_1125498484188523_5824350215065433178_n.png

La enfermedad (depresión, esquizofrenia, trastornos de la personalidad, trastorno compulsivo…), el momento evolutivo (inicio de la enfermedad, fase estable…) los medicamentos necesarios (tipo de fármaco, inicio o cambio en la medicación, efectos secundarios…), son aspectos que afectan la capacidad para conducir.

El TOC (trastorno obsesivo compulsivo) es una enfermedad que afecta a la calidad de vida en los pacientes. El TOC afecta al 2-3% en la población general, esta enfermedad empieza en edades tempranas (hacia los 20 años). Se caracteriza por la presencia de obsesiones y compulsiones.

Las obsesiones son pensamientos fijos que producen malestar significativo (inquietud, preocupación o temor) y las compulsiones son conductas como: lavado de manos, comprobaciones, etc. o actos irresistibles (rezar, contar, repetir palabras,…).

Tratamiento del TOC

Con frecuencia los pacientes con TOC tienden a esconder sus síntomas. Para el TOC se utiliza tanto el tratamiento farmacológico como la terapia cognitivo conductual. Serán los psiquiatras y los psicólogos clínicos quienes fijaran el tratamiento más adecuado a cada paciente.

Los fármacos son los antidepresivos y en particular la tricíclicos, uno de los primeros en usarse para esta patología. Sin embargo, por sus menores efectos secundarios, hoy se prefieren los antidepresivos inhibidores de la recaptación de serotonina por ejempo: fluoxetina, sertralina, paroxetina, flovoxamina, citalopram y escitolopram. Estos fármacos se introducen progresivamente, incrementando la dosis hasta conseguir el efecto deseado.

Ansiedad: en dado el alto nivel de ansiedad de estos pacientes, es preciso recurrir a benzodiacepinas u otros fármacos dotados de acción ansiolítica (buspirona) o con acción sedante. Con frecuencia es preciso que el paciente este en tratamiento con varios de ellos. Por tanto, y en especial al inicio del tratamiento o si se modifica la dosis, se debe extremar la precaución y evitar conducir.

Estos medicamentos interacciona con el alcohol, por lo que no se debe consumir bebidas alcoholicas junto a ellos ya que potencian su efectos sedante.

C:\Users\camen\Desktop\PLANTILLAS\Que-medicamento-toma-700x.jpg