Conducir cuando hay nieve en países como España donde no es siempre ni todos los meses del año es difícil de aplicar simplemente por la falta de costumbre y no como en países mas fríos donde es totalmente habitual.

Frenar con las marchas, arrancar sobre nieve sin que patinen las ruedas, calcular las distancias de frenado o balancear el volante para evitar derrapes son cosas que solo en carreteras nevadas se pueden aprender.

Aunque no solo dependerá de nuestros conocimientos en conducción o de la seguridad pasiva o activa de nuestro vehiculo no esta demás recordar algunos conceptos teóricos básicos.

Es prácticamente obligatorio la utilización de neumáticos espaciales para nieve, anticiparnos a los problemas de la nieve, calcular las distancias cambiantes y resbaladizas en frenadas y giros o llevar cadenas en el maletero serán precauciones obligatorias que tendremos que tener muy en cuenta.

Vamos a estudiar un poco las técnicas de conducción para cuando lleguemos a la nieve:

Mucha suavidad.
Frenados suaves, aceleración progresivas y giros livianos serán fundamentales para llevar a cabo el control de nuestro vehiculo .

Distancias de frenado.
Gran parte de los accidentes en el blanco pavimento vienen servidos por falta de calculo de frenado de los conductores. Recuerda, hablamos de la primera posición en el ranking de peligrosidad en la nieve.

Una buena preparación previa.
Hacer una lista de “tareas” obligatorias en la comprobación de liquido anti congelante, comprobación de limpia parabrisas, niveles de carga del aire acondicionado al completo. Los faros y luz antiniebla también es de primera necesidad echarles un ojo para poder ver y ser vistos.

¡Evita pisar el freno!
En las bajadas pronunciadas nevadas evita pisar el freno y usa el freno motor, deja también una gran distancia entre tu vehiculo y el resto.

¡Vaya, parece que aprieta!
No esperes al ultimo momento para poner las cadenas, busca un sitio seguro y tranquilo y ponlas utilizando el tiempo que sea necesario. Si llevas dos pares de cadenas ponlas en las cuatro ruedas y si solo llevas dos, instálalas en las ruedas motrices. No te lo pienses, mas vale instalar las cadenas antes que no en una situación peligrosa.

Deja que te adelanten las maquinas quitanieve.
Ellas nos quitara gran parte del trabajo, también están las maquinas de sal y recuerda que si la visibilidad es prácticamente nula, puedes apartarte a un lado de la carretera y poner las luces de emergencia. Mantas, combustible a tope y agua serán herramientas útiles cuando viajes en invierno.

¡Cuidado!
Si retomas la marcha desde cero, hazlo suavemente utilizando el embrague de forma ascendente y acelera sin brusquedad. En estos casos la segunda marcha será tu mejor amiga para sacarte del apuro.

Llegó el momento del derrape.
Intenta no perder la calma, y sobretodo no toques el freno, embraga para que la velocidad quede igualada y corrige el derrape en deriva girando el volante hacia el centro de la carretera para contravolantear. Una vez controlado el vehiculo utiliza el acelerador de forma suave para recuperar la dirección.

¿Que vienen curvas!
Reduce la velocidad de tu vehiculo antes de entrar en la curva y nunca en mitad del giro, recuerda ni acelerar ni frenar para que la velocidad sea equitativa en todo momento y que las cuatro ruedas así queden mas alineadas.

No hay nada mejor que conocer tu vehiculo a fondo.
Desconecta los sensores de estabilidad ya que en la nieve no van a funcionar, y es mas, para arrancar sobre la nieve o circular a velocidades muy bajas, dichos sensores se convertirán en una molestia ya que harán tu coche mas sensible y menos pesado y estas virtudes para los suelos deslizantes no van a ser una buena idea.

Auto Escuela Azorín te desea unas Felices Fiestas.

Carmina, Josean, Sergio, Juana, Sagitario.